Preparando tu cabello para el verano: consejos y cuidados esenciales

Preparando tu cabello para el verano: consejos y cuidados esenciales

 

El verano es una época del año en la que disfrutamos de días soleados, playas y piscinas refrescantes. Sin embargo, el calor intenso, los rayos UV y la exposición frecuente al agua salada o clorada pueden dañar nuestro cabello, dejándolo seco, opaco y sin vida. Es por eso que es importante tomar medidas para preparar y proteger adecuadamente tu cabello antes de que llegue la temporada estival. 

En un artículo anterior hablábamos de cómo cuidar tu piel durante el verano, pero no olvidemos que nuestro cabello también sufre sus consecuencias. Así que en este artículo quiero compartir contigo valiosos consejos y cuidados esenciales para mantener tu pelo saludable y radiante durante todo el verano.

 

Lo más importante para tener un cabello sano en verano

El primer consejo que quiero destacar es que deberías evitar el uso de productos químicos. Durante el verano, es posible que utilices más productos para el cuidado del cabello, como acondicionadores, protectores de calor u otros. Optar por productos naturales evita la exposición a sustancias químicas agresivas que podrían dañar tu cabello no solo durante el verano, sinó también a largo plazo.

Antes de que empiece el verano, es esencial hidratar profundamente tu cabello. Puedes utilizar tratamientos acondicionadores o mascarillas capilares que proporcionan una hidratación intensiva y restauradora. Estos productos ayudarán a reponer la humedad perdida y a fortalecer tu cabello, preparándolo para los desafíos que enfrentará durante el verano. Escoge productos naturales como el aloe vera, el aguacate o el yogurt entre otros como ingredientes de tus mascarillas caseras. 

Si te da pereza hacer tu propio preparado, no te pierdas nuestro acondicionador sólido, que a parte de aplicarlo después de lavar el cabello, puedes usarlo como mascarilla hidratante. Para ello, solo tienes que humedecer tu cabello y aplicar el acondicionador por toda la melena. Déjalo actuar mínimo media hora y luego lava el cabello como lo haces normalmente. ¡Yo ya lo he hecho!

 

Durante el verano también puedes aplicar baños de aceites vegetales regeneradores como el aceite de argán, ideal para cabellos secos o dañados, o el aceite de pepita de uva, adecuado para cabellos mixtos o grasos. Aplícalo, envuelve el pelo en una toalla y déjalo actuar durante mínimo 30 minutos, luego lo puedes lavar con normalidad.

Otra opción es aplicar unas gotas de algún serum antioxidante o unas gotas de estos aceites de la mitad hacia las puntas de tu pelo para darle un extra de hidratación y protección. 

 

Usa la protección adecuada para tu cabello

Por otro lado, al igual que protegemos nuestra piel de los rayos solares, también debemos proteger nuestro cabello. Utiliza protectores solares específicos para el cabello con filtros UV o algunos ingredientes naturales, como el aceite de coco y el aceite de jojoba, que también tienen propiedades protectoras solares naturales. Puedes aplicarlos en el cabello antes de exponerte al sol para ayudar a protegerlo y evitar que se decolore o reseque. 

Otras opciones de proteger tu cabello del sol son usar una gorra, sombrero o pañuelo, para que no se dañe ni reseque. También puedes considerar la posibilidad de recoger tu cabello en peinados protectores: las trenzas, los moños altos o las coletas sueltas no solo son elegantes, sino que también protegen tu cabello del sol y evitan que se enrede fácilmente. Además, pueden ayudar a reducir el daño causado por la exposición excesiva al viento y al agua.

Otra recomendación fundamental es reducir el uso de herramientas de calor, como secadores, planchas y rizadores. El calor adicional puede dañar aún más tu cabello, debilitándose y haciéndose propenso a la sequedad. Si necesitas utilizar estas herramientas, asegúrate de aplicar un protector de calor antes de usarlas y hacerlo a temperaturas más bajas.

 

Antes y después del baño

Antes de sumergirte en el mar o en la piscina, humedece tu cabello con agua dulce. El cabello mojado absorbe menos agua salada o clorada, lo que reduce el daño causado por estos elementos. Otra opción es aplicar un acondicionador ligero o una fina capa de aceite antes de entrar al agua para cerrar la cutícula e impedir que penetre el agua salada o clorada. 

Después de bañarte, enjuaga tu cabello con agua fresca para eliminar los restos de sal o cloro. Utiliza un champú y acondicionador natural para restaurar la hidratación y mantener la salud de tu cabello. 

También puedes enjuagar tu cabello con aguas florales que lo suavizan como la lavanda, la manzanilla o la caléndula.

Por último, evita frotar enérgicamente tu cabello con la toalla y en su lugar, sécalo suavemente para evitar dañar la cutícula.

 

Recuerda

Preparar tu cabello para el verano no solo implica cuidar su apariencia, sino también mantenerlo saludable y protegido de los daños ambientales. Asegúrate de seguir estos consejos y cuidados esenciales para garantizar que tu cabello se mantenga radiante y lleno de vida durante toda la temporada estival.

La clave está en la hidratación, la protección solar, la reducción del calor y el cuidado posterior al agua. 

 

¡Disfruta del verano sin preocupaciones y luce un cabello envidiable!

Etiquetas:
Compartir con

Empiece a escribir y presione Entrar para buscar

Carrito de compra

No hay productos en el carrito.